QUINTANAR DE LA ORDEN

MI PUEBLO

Hasta donde recuerdo, mi padre y su padre y el padre de éste nacieron y vivieron en Quintanar de la Orden, donde nací y vivo yo.
Conmigo viven otras ocho mil personas, más o menos, por lo que juntos parecemos un pueblo mediano, ni pequeño ni grande.
Algunos de los quintanareños que conozco son artesanos también; y todos son amigos míos. Aunque Quintanar ofrece cosas buenas por conocer y disfrutar, este espacio quiero dedicárselo a los artesanos que todavía mantienen, con voluntad y tesón dignos de admiración, una actividad artesanal centenaria, milenaria en algunos casos. Todos trabajan en Quintanar de la Orden; y son los siguientes:
Mi amigo Diego Ortiz hace romanas, sin otra materia que hierro y fuego. Es un trabajo impresionante de esfuerzo y habilidad. Sus romanas pesan kilos y gramos con precisión intachable.
El Sr. José Villacañas hace toneles de madera para envejecer vino. Su oficio aúna sabiduría, fuerza y destreza. De principio a fin, el proceso de elaboración es artesanal.
Camisiro Tirado elabora muebles de puro estilo castellano, recios y de espléndida factura. De su trabajo y técnica tradicionales resultan muebles para disfrutar durante décadas.
A todos ellos vale la pena conocerlos.