LEOPOLDO VILLASEÑOR

LA ÚLTIMA GENERACIÓN DE HOJALATEROS

Empecé a trabajar a los 8 años en el taller de mi padre, Modesto Villaseñor, de profesión hojalatero. Era el año 1958.
Conservo con respeto todo lo que aprendí desde entonces en mi memoria, donde alternan el amor por este trabajo y la esperanza de que alguien utilice y aprecie los objetos de hojalata que aquí muestro.
Lo que sé, lo que hago, lo ofrezco al mundo entero. Espero que este maravilloso oficio de hojalatero no se olvide jamás.