LA HOJALATA

La hojalata es una delgada lámina de acero dulce recubierta de estaño. Utilizado solo, el estaño resultaría demasiado caro y frágil; con el acero, ambos ganan en dureza y resistencia a la oxidación.
Si bien la hojalata era conocida por los antiguos griegos, la práctica de recubrir el acero con estaño se desarrolló en el siglo XIV en Bohemia, principal productor durante la Edad Media. El gran impulso a esta industria surgió al iniciarse la producción de alimentos enlatados a principios del siglo XIX.
Napoleón ofreció un premio de 12000 francos a quien creara un envase que permitiera la conservación de productos alimenticios frescos. Este premio lo obtuvo Nicholas Appert, que ingenió un sistema de envasado al vacío en recipientes de hierro estañado.
Desde entonces, la hojalata ha sido un material repetidamente utilizado para la producción de envases y objetos, día a día mejorada con la incorporación de nuevos procesos tecnológicos de estañado de láminas.